los 7 mejores truquitos

El Universo tiende al caos y la entropía, dice la segunda ley de la termodinámica. Y con él, nuestra vida diaria, que se encuentra cada vez más anegada por artilugios extraños, obligaciones que nunca sospechábamos que tendríamos y toda una serie de servidumbres laborales o familiares que, al contrario de lo que podríamos pensar, no nos hacen más felices.

Lo mismo ocurre en la relación con nuestras parejas:

si al comienzo todo parecía marchar sobre ruedas, cuando debemos empezar a convivir con nuestra amada la situación comienza a cambiar y todo son agobios, problemas y obstáculos a superar. En un gran número de ocasiones, esto se debe a que no sabemos imponer a las obligaciones de nuestra vida diaria un criterio claro, por lo que pasamos de dedicar todo el tiempo a nuestras parejas a enredarnos con multitud de actividades inútiles.
El psicólogo de la Universidad de Chicago Fred B. Bryant manifestaba recientemente que aún somos bastante malos a la hora de desarrollar herramientas para vivir la felicidad cotidiana, y que seguimos recurriendo a plantearnos altas metas que, en teoría, consideramos que son las que garantizarán nuestro bienestar.

Algo semejante ocurre con el género masculino cuando intenta, con escasa fortuna, hacer felices a sus mujeres: que apunta en la dirección equivocada, demasiado alto, cuando la diana se encuentra mucho más abajo.

Loading...
Close