La juzgaron por lucir diferente, pero al cantar le demostró a todos lo que podía hacer

Siempre solemos decir que la vida no es justa, puesto que muchas veces nos da oportunidades para luego quitárnoslas, o simplemente ni siquiera nos brinda la posibilidad de acceder a las cosas, te tener la oportunidad suficiente para demostrar nuestra valía. Pero muy de vez en cuando, el escenario es completamente distinto, porque sin duda, aunque las cosas pueden parecer injustas, este es el modo en que la vida misma nos pone a prueba, y nos reta a dar todo lo que tengamos por lo que hacemos. Es la manera de demostrar que estamos realmente comprometidos con nuestras metas y objetivos, y que no importa lo que pase siempre las llevaremos adelante.

Algo parecido a este es el caso de una pequeña niña de 13 años, que a pesar de presentar una terrible enfermedad, fue capaz de seguir adelante con su sueño, sin que esto la hiciera sentir mal, o le impidiera llevar a cabo lo que más que quería, no importa cuán grande fuese el reto frente a ella. Su nombre es Rion Paige, y con apenas trece años se presentó en el programa de canto estadounidense The X Factor. Rion nació con una enfermedad bastante extraña llamada artrogriposis múltiple congénita. Esta enfermedad causó que sus muñecas se doblaran apenas al nacer, por lo que tuvo muchas limitaciones durante su crecimiento y su desarrollo.

A pesar de esta enfermedad, Rion no dejó que esta la frenara en sus sueños y todo lo que quería lograr en su vida. Ella desde muy pequeña siempre tuvo un gran talento para el canto, y una voz hermosa que la acompañaba. Por esta razón decidió participar en The X Factor, paso demostrar al mundo y demostrarse a ella que muchas veces la vida puede parecer injusta, pero lo que hace es darnos retos para superar, y que a pesar de que ella tenía esta enfermedad, eso no era ningún impedimento para demostrar su increíble talento.

Al presentarse en el programa, lo hizo con confianza y sin una pizca de nerviosismo. Ya con su sola presencia los jurados se sintieron impresionados. No cualquier día una pequeña de 13 años de edad se presente frente a un público a ser juzgada, teniendo en cuenta que posee una enfermedad como esta, a la cual la gente está predispuesta a juzgarla debido a su aspecto o sus capacidades.

Una vez que Rion comenzó a cantar todos quedaron totalmente impresionados. Simon Cowell, quien es bien conocido por ser un juez muy severo en este programa, no tenía idea de la voz que iba a salir de esta pequeña chica. Una vez que la oyó, quedó totalmente impresionado con esta. Por supuesto Rion fue aceptada en el programa y de hecho le fue tan bien que continuó en este hasta llegar a ser la quinta finalista, algo que de por si es especialmente difícil para una chica de 13 años.

Sin duda Rion es una muestra de que no importa las cosas que nos imponga la vida, si tenemos determinación y ganas de seguir adelante, lograremos todo lo que nos propongamos.

Loading...
Close